Home / Gatos / Diabetes en gatos: una aproximación a la enfermedad
diabetes-en-gatos

Diabetes en gatos: una aproximación a la enfermedad

La diabetes es una enfermedad que afecta a los seres humanos y a otras especies como los gatos. Para disfrutar de la mejor calidad de vida, es preciso seguir ciertas pautas y controles.

Hoy te invito a descubrir qué es la diabetes en gatos, los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento.

Te recomiendo que sigas leyendo esta breve guía para acercarte a la realidad de esta afección..

Una enfermedad que también afecta a los felinos

La diabetes consiste en la imposibilidad de procesar la glucosa correctamente y otros compuestos orgánicos que están presentes en los alimentos.

Son fundamentales para la sana reproducción de las células y para que el gato obtenga la energía necesaria.

Cada vez afecta a más gatos, especialmente a los caseros.

Esta incapacidad se debe a que falla la producción de insulina. La hormona generada por el páncreas responsable de procesar la glucosa que entra en la sangre.

Hay dos clases de diabetes:

  • Tipo 1: el organismo del gato destruye los depósitos donde se fabrica la insulina. Por ello, no consigue la cantidad necesaria de la misma.
  • Tipo 2 : el páncreas desarrolla su función perfectamente, pero es el cuerpo del felino el que se resiste. Así que no deja que la hormona trabaje sin problemas. Este tipo de diabetes es la más común.
Como no se procesa la glucosa, el gato se queda sin la energía necesaria para tener una vida normal. Click Para Twittear

Como no se procesa la glucosa, el gato se queda sin energía necesaria para tener una vida normal.

Entonces es cuando comienza a adquirir la energía de otras células. Una reacción que puede provocar consecuencias indeseables para su salud.

¿Por qué un gato desarrolla diabetes?

Hay ciertos factores que pueden generar cierta propensión a provocar diabetes en gatos: obesidad( más de 7 kilos), edad(más de 8 años), predisposición genética, raza( los birmanos son más proclives), padecer el síndrome de Cushing, pancreatitis, uso de esteroides y corticoides en tratamientos médicos.

Se ha comprobado además que la diabetes la sufren más los machos castrados que las hembras.

Síntomas de diabetes en gatos

diabetes-en-gatos

Puede que tu felino sufra esta enfermedad si presenta todos o al menos 3 de estos signos:

  • Apetito insaciable
  • Bajada de peso
  • Sed desmesurada
  • Letargo
  • Orina más frecuente y abundante
  • Pelaje con mala apariencia
  • Menor acicalamiento
  • Vómitos
  • Problemas para saltar y caminar. De hecho, es común que se manifieste la postura plantígrada. Al producirse un debilitamiento muscular, el felino empezará a apoyarse sobre los corvejones traseros y no sobre sus patas.

Si tu pequeño amigo manifiesta todos o algunos de estos síntomas, acude inmediatamente al veterinario para ver si se trata o no de diabetes.

El indicio más inconfundible de diabetes, es si tu gato come más y notas que su peso disminuye.

Si esta enfermedad no se trata y se controla, puede tener serias complicaciones:

  • Retinopatía diabética( que causa problemas de visión e incluso ceguera)
  • Neuropatía( la postura plantígrada)
  • Hiperglucemia(acumulación de niveles altos de azúcar en sangre)
  • Infecciones urinarias; insuficiencia renal y problemas hepáticos.

Viendo este posible cuadro de dolencias, resulta más que importante llevar un control sobre la misma.

Cómo se diagnostica la diabetes en gatos

Para saber si se trata de esta afección, los exámenes de sangre y orina son imprescindibles para determinar el nivel de azúcar en sangre.

Pero hay que hacer hincapié en un hecho que puede alterar los resultados de la glucosa. Llevar a tu querido gato al veterinario es una experiencia estresante.

Implica sacarlo de su zona de confort, meterlo en un transportín, sacarlo a la calle y llegar a la clínica….todo experiencias no muy agradables.

Cuando esto pasa, es muy habitual que la prueba sanguínea no sea del todo fiable.

Lo normal es que tras realizar una primera prueba, se recoja en casa una muestra de orina pasados unos días, cuando el felino esté de nuevo relajado en su entorno. Así el diagnóstico es mucho más preciso.

También es recomendable efectuar un examen para comprobar la presencia de fructosamina en la sangre.

Es una prueba muy importante para asegurar un diagnóstico de diabetes.

Tratamiento de la diabetes felina

El objetivo es mantener bajo control los síntomas que afectan a la vida del gato. Pero también a evitar complicaciones y hacer que tu compañero de vida esté más tiempo a tu lado, preservando al máximo posible su bienestar.

Si tu felino sufre diabetes tipo 1, la medicación necesaria son las inyecciones de insulina administradas a diario.

Si padece diabetes tipo 2, lo fundamental es introducir cambios contundentes en la dieta. Las inyecciones de insulina dependerán de su evolución.

La modificación de los hábitos alimenticios, tiene como meta reducir el nivel de glucosa en sangre.

La comida procesada que se vende actualmente para gatos, contiene unas cantidades ingentes de carbohidratos. Esto es un problema, porque la alimentación de los felinos debe basarse en las proteínas.

comida para gatos

Cuando un gato sufre diabetes su comida es fundamental reducir la ingesta de carbohidratos, aumentando los niveles de proteínas con alimento casero o bien mezclando con latitas de comida húmeda.

Sobre las inyecciones, será el veterinario el que te proporcione la dosis precisa para tratar a tu pequeño compañero. Ha de ser administrada dos veces al día bajo la piel del cuello.

El objetivo de este tratamiento es que el gato pueda desarrollar sus funcione vitales con las máxima normalidad, y en la medida de lo posible, que no se produzcan complicaciones.

No debes olvidar las instrucciones del veterinario acerca de las dosis de insulina. Para que el tratamiento vaya bien, hay que ser estricto con las pautas.

Lo habitual es que se monitoree al felino hasta alcanzar la dosis adecuada, y así determinar el comportamiento de los niveles de glucosa.

Hay otro tipo de medicamentos que pueden sustituir la insulina pinchada. Se llaman hipoglucemiantes, y son vía oral.Pero ha de ser el veterinario el que estime el más apropiado para tu compañero.

Con este post solo pretendo aproximarte a la diabetes en gatos. La salud de tu amigo, no es un juego, así que acude a un profesional médico para que te asesore en profundidad.

¿Me echas una pata y difundes en FacebookTwitterGoogle Plus, e Instagram?  Comparte conocimiento por el bienestar de tu querido amigo peludo.

Sobre Reme

Loca de los animales, vegana en cuerpo y alma. Publicista y redactora por devoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *