Home / Perros / Cómo limpiar las orejas a tu perro

Cómo limpiar las orejas a tu perro

Los cuidados de tu compañero de vida son diversos y variados. Si hace un tiempo te conté cómo cortar el pelo a un perro en casa y cómo limpiar sus ojos, hoy es el momento de que aprendas a limpiar las orejas a tu perro. 

La higiene auricular de tu perrete importa y mucho. Suele ser uno de esos temas que se olvidan, y puede tener como consecuencia un problema de otitis canina.

Limpiar las orejas a tu perro( sea un cachorro o un adulto) es un hábito que debes instaurar desde ya, y realizarlo con relativa frecuencia. Con una higiene correcta evitarás la temible aparición de hongos. 

Descubre qué productos necesitas para esta rutina y cómo hacerlo paso a paso. Verás lo fácil que es mantener las orejotas de tu perrete limpias y sanas. Aprende a limpiar las orejas a tu perro en 6 pasos.

1. Reúne los materiales necesarios

Lo primero que debes hacer para limpiar las orejas a tu perro es recopilar el kit para hacerlo de la manera correcta. 

¿Qué necesitas?

  • suero fisiológico
  • gasas estériles
  • bastoncillos de algodón

Estos materiales son básicos y deberías tenerlos siempre en tu botiquín. En lugar de suero también puedes utilizar agua oxigenada o algún preparado específico que venden en tiendas especializadas para animales formulados expresamente para la higiene auricular.

Hay gente que prefiere el algodón a las gasas estériles. Personalmente no es comparable. El algodón puede deshilacharse durante la limpieza y acabar en el interior de la oreja hasta que se pudre. Yo siempre tengo en casa paquetes grandes, porque lo uso para limpiar los ojos y los oídos de mi gato, rutina que hago con bastante frecuencia. 

Para conseguir una limpieza más profunda, tendrás que usar los bastoncillos. Pero eso sí, compra los de bebé para ir con seguridad.

2. Acostumbra poco a poco a tu perro

Para poder limpiar las orejas a tu perro es importante lograr que se habitúe a esta rutina. Si lo haces desde cachorro, probablemente no tendrás ninguna dificultad.

Sin embargo, si has decidido adoptar un animal de compañía adulto, tendrás que ir de forma progresiva para que se acostumbre y asimile el proceso. 

Emplea el refuerzo positivo siempre que tu perro esté quieto y se deje manipular, es el mejor recurso para distraerlo y premiar su actitud en ese momento. Clic para tuitear

3. Comienza con la limpieza apartando el pelo

Para limpiar las orejas a tu perro, en primer lugar has de apartar el exceso de pelo que dificulte el acceso al pabellón auricular y también la retirada de pelo muerto. En este punto, si sueles cuidar bien a tu perro, no te vas a encontrar mucha suciedad.

En segundo lugar, has de humedecer la gasa con suero, agua oxigenada o el limpiador que hayas comprado. Siempre has de emplear productos formulados para este uso, así la higiene será fácil y no provocará ningún tipo de reacción cutánea. Es recomendable que comiences por limpiar los surcos del exterior de la oreja en los que suele acumularse cierta suciedad.

4. Cambia de gasa para limpiar el interior de la oreja 

Una vez has finalizado con la limpieza externa del oído, coge otra gasa estéril para limpiar la parte interna. Humedece de nuevo la gasa e introduce con suavidad los dedos en la oreja.

Si tu perro es adulto avanza un poco más por dentro del oído, pero si es un cachorro ten mucho cuidado y no introduzcas tu dedo más de un centímetro de profundidad. Masajea el interior de la oreja con la gasa, despacio y con cautela, siempre teniendo especial precaución de que tu perrete no se mueva. 

Es fundamental ir con cuidado en este punto, sobre todo si todavía no conoces mucho a tu perro, además si lo haces con calma y lentitud podrás analizar mejor esa zona y lo que es mejor, acostumbrar a tu mascota a este proceso.

5. Acaba la limpieza de orejas con un bastoncillo

Para finalizar esta rutina de higiene puedes emplear un bastoncillo de algodón de niños y así, rematar esas zonas de difícil acceso para los dedos. Ten cuidado en este paso, sobre todo si tu perro está nervioso e inquieto, ya que podrías causarle un daño de gravedad en la oreja.

Si no lo tienes muy claro, te recomiendo que no realices este paso. Siempre puedes acudir al veterinario para limpiar las orejas a tu perro cuando realmente sea necesario, y tú por tu cuenta, realizar el mantenimiento con la gasa. 

6. Masajea las orejas de tu perro y dale un premio

Para acabar de limpiar las orejas a tu perro, basta con dar un masaje en la zona exterior para relajarle y ofrecerle una recompensa por ese momento “un tanto molesto o extraño”. 

A priori poner en práctica este hábito de higiene no es complejo, pero si no te ves capaz o tienes dudas sobre cómo hacerlo correctamente, lo que te aconsejo es que vayas a tu veterinario de confianza para que te aconseje. Si notas que la suciedad de la oreja es muy oscura, huele mal y hay un ruido parecido a una salpicadura, ve al especialista inmediatamente. 

Cuidar a tu perro en todos los aspectos de su higiene diaria es primordial para prevenir futuros problemas de salud. Aparte de las orejas, y los ojos, te sugiero que leas este post sobre cómo quitar nudos del pelo de tu perrete. 

Mira esto también

como-bañar-a-tu-perro-en-casa

Cómo bañar a tu perro en casa: descúbrelo paso a paso

Estoy dando énfasis últimamente a la higiene de tu peludo canino. Si hace unos días …

otitis-en-perros

Otitis en perros, una enfermedad típica del verano

Ha llegado el momento de escribir sobre la otitis en perros. Una de las enfermedades …

celo-en-perras

Celo en perras: síntomas, duración y frecuencia

Si hace un tiempo publiqué un post sobre el celo en perros, hoy es momento …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.