Home / Gatos / Cómo enseñar a tu gato a usar el wc
Clever Abyssinian Cat uses a toilet bowl

Cómo enseñar a tu gato a usar el wc

¿Quieres que tu querido gato aprenda a usar el wc? Pues aunque te parezca una broma y te recuerde a la película Los padres de ella, te aseguramos que tu felino puede ser como Gafe, y acabe usando el wc.

No es un proceso sencillo ni tampoco rápido, pero con cariño y mucha paciencia podrás educar a tu gato que se suba al trono y haga sus necesidades como si fuera su caja de arena.

Sigue leyendo, te contamos cómo educar a tu gato a usar el wc.

Pon la bandeja dentro del aseo

Lo primero que debes hacer si quieres que tu peludo amigo use el wc es colocar su arenero en el interior del baño. Lo mejor es colocarla cerca del inodoro, para se acostumbre a entrar a esa zona de la casa cada vez que tenga ganas de hacer sus cositas. 

Gato usando el wc

En este primer paso, seguro que no tendrás ningún problema. Es la parte más fácil del proceso( en teoría). Cada vez que tu felino quiera usarla acudirá al baño donde su bandeja de arena le estará esperando. Probablemente con un par de días se acostumbre a su nueva ubicación. 

Eleva la bandeja de arena poco a poco

El siguiente paso para que aprenda a hacer sus necesidades dentro del wc es ir subiendo el arenero de forma paulatina. Esto debes hacerlo preciso, porque el váter tiene una elevación a la que no está acostumbrado un gato.

Para solventar este obstáculo, tendrás que educar a tu felino para que vaya subiendo a la altura del inodoro.

¿Cómo conseguirlo? Pues muy fácil. Coge una enciclopedia o  alguna guía de teléfonos y de manera progresiva vas subiendo la bandeja de arena hasta que con el paso de los días alcance el mismo nivel que el retrete.

Gato sentado en el wc 

Es muy, muy importante que la caja de arena esté bien colocada sobre esos libros, porque si está inestable tu felino podría caer. Y si tiene una experiencia negativa, la recordará y puede que todo este proceso se vaya al traste.

Así que asegúrate de que la bandeja esté centrada sobre esa superficie, porque a tu gato le costará aprender esto si se traumatiza. Los gatos son muy especiales y cualquier cambio en su rutina puede traer como consecuencia que tu felino no use su bandeja de arena. Así que ten cuidado.

Cuando la caja esté al nivel del váter, tendrás que acercarla cada día un poco más. Este movimiento ha de ser paulatina también. No puedes pasar de tener la bandeja en una esquina a pegarla.

Ve empujando la caja de arena hasta que tengas que ponerla encima. Una vez sobre el váter, debes cerciorarte de que está bien centrada para que tu felino no se asuste.

Otra cosa que deberás hacer es ir eliminando la arena. Otro paso que debes hacerlo poco a poco. Empieza a reducir la cantidad de arena para que se vaya quitando la costumbre tanto de las piedras como de la caja. ve quitando cada día un poco de tierra hasta que quede una fina capa de un par de centímetros o menos.

Modifica el hábito de tu gato

Tendrá que pasar de hacer pipí y demás de una bandeja de arena a hacerlo en el inodoro. Puedes hacerlo de varias formas. Si tienes una palangana por casa te será útil.

Crea tu propio arenero con ese recipiente, ponlo en el retrete y cúbrelo de un papel resistente que soporte el peso del gato bajo la tapa. Otra opción es poner arena para que tu gato se sienta más cómodo y lo perciba como algo familiar. 

Tendrás que hacer un  agujero en el papel que has puesto y quitar de forma definitiva la palangana. Una vez hayan pasado varios días haciendo sus necesidades ahí, será el momento de agujerear el papel del todo para que todo caiga al agua directamente. 

Es un paso algo complicado, pero con calma, cariño y paciencia, tu gato se sentirá cómodo haciéndolo. Una vez se vaya acostumbrando, podrás hacer un agujero en el papel cada vez más grande hasta que al final no haya nada( incluyendo los restos de piedras si es que los has colocado).

Tu gato si usa el wc así, debe hacerlo sin arena. Y es una nueva actitud que deberás ir poco a poco afianzando.

Recuerda que debes tirar de la cadena cada vez que use el retrete. Los gatos son muy limpios y no les gusta orinar ni defecar sobre sus necesidades. No es higiénico y el olor es muy potente. 

Premia a tu gato porque lo merece

Para reforzar este comportamiento no olvides dar una buena recompensa a tu felino cada vez que use el inodoro.

Así sabrá que ha hecho algo bueno y esperará una recompensa la próxima vez. El refuerzo positivo es clave para afianzar conductas. 

Si te ha parecido interesante este post, ¿me ayudas a difundir en TwitterFacebookG+, e Instagram?

Cuéntanos tus experiencias al respecto, entre todos aprendemos miaucho sobre nuestros amados felinos. 

gato zen

Sobre Reme

Loca de los animales, vegana en cuerpo y alma. Publicista y redactora por devoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *