Home / Perros / Cómo bañar a tu perro en casa: descúbrelo paso a paso

Cómo bañar a tu perro en casa: descúbrelo paso a paso

Estoy dando énfasis últimamente a la higiene de tu peludo canino. Si hace unos días te conté cómo limpiar las orejas y los ojos de tu perro, hoy ha llegado el momento de explicarte cómo bañar a tu perro en casa. 

Con una serie de pautas vas a conseguir dejar bien limpio a tu peludo compañero de forma fácil y con un estupendo resultado. Para poder hacerlo necesitarás geles, champús o colonias diseñadas para la higiene canina.

Este tipo de productos están perfumados de manera sintética. Es un detalle fundamental a tener en cuenta. ¿Por qué?

El olfato es el sentido más desarrollado del perro. Posee unos 200 millones de receptores olfativos aproximadamente, mientras que los humanos solo contamos con 5. Impresiona, ¿verdad? Esto quiere decir que hay olores que para nosotros pasan totalmente desapercibidos, pero para tu amigo canino NO. 

El olfato les sirve para orientarse, relacionarse y comunicarse. ¿Ves lo vital que es? Te cuento esto porque tras lavar o perfumar a tu mascota, vas a notar que le da por irse corriendo a revolcarse para quitarse ese “olor sintético” y recuperar su olor natural, el que le define, el que le identifica, con el que se comunica con sus congéneres. 

LLegado a este punto te preguntarás, ¿cómo bañar a tu perro en casa correctamente? Sigue leyendo y te explico cómo elegir los productos adecuados y los pasos para el baño.

¿Cuándo se puede comenzar a bañar a un perro?

Para empezar con la rutina de baño es importante que sea cuando el cachorro ha completado su primer calendario de vacunaciones. En este momento, el perrete tendrá unos 3 o 4 meses de vida. 

No se recomienda que se haga antes porque durante el baño puede enfriarse. Esto unido al estrés de este primer lavado y a la inmadurez de su sistema inmune, puede hacer que el perro enferme y no es conveniente correr este riesgo y sea aconsejable esperar. 

Solo sería una buena idea hacerlo antes de esta etapa, si se hubiera manchado mucho o con alguna sustancia que sea necesario retirar inmediatamente. En este sentido, bastará con limpiar la zona afectada con toallitas, agua tibia o un champú en seco formulado para cachorros y prestando mucha atención para que el perro no se enfríe. 

Productos necesarios para bañar a tu perro en casa

Existen una amplia variedad de artículos diseñados para la higiene canina. Lo que escojas ha de estar formulado específicamente para perros, ya que su composición será apta para su pelo y su piel, evitando así tener problemas dermatológicos. 

Fíjate siempre en el que el jabón en cuestión sea para PERROS. No compres cualquier producto o uses lo primero que encuentres por casa de uso humano. También es importante que elijas una gama que se adapte a la edad, el color del pelo, la longitud del manto y otras características. 

  • Gel o Champú para perros

Un imprescindible para bañar a tu perro en casa. Hay de diferentes tipos, como por ejemplo algunos formulados para problemas de piel o con efecto antiparasitario. 

Evita comprar productos con olores artificiales, recuerda que el sentido del olfato de tu perro es muy superior al humano, y podría rechazar el champú durante el baño. 

Hay champús que incluyen desenredantes, acondicionadores o abrillantadores para el pelaje. No son realmente imprescindibles, salvo que el cuero cabelludo de tu perro lo demande, como es el caso de perros con mayor tendencia a los enredos.  Además, también puedes comprarlos por separado para conseguir un acabado determinado cuando sea necesario.

  • Colonia o perfume tras el baño 

Una vez hayas acabado de bañar a tu perro en casa, secarlo y cepillarlo, puedes ponerle colonia, aunque ya te garantizo que a la mayoría de canes les disgusta este tipo de aromas CERO NATURALES y corren para desprenderse de este olor, revolcándose por el suelo, la cama o cualquier otra superficie. Todo para eliminar un olor que perciben como extraño u hostil que puede entorpecer su comunicación olfativa. 

Una fragancia desagradable también puede generar una sensación de inseguridad sobre sí mismo, lo que puede traducirse en una actitud defensiva frente a otros perros. 

Así que si deseas perfumarlo( aunque no es necesario), elige un producto que sea 100% natural y diseñado especialmente para perros. 

Si no tengo champú en casa, ¿con qué puedo bañar a mi perro si es urgente?

Es posible que te veas en la situación de tener que bañar a tu perro en casa de forma inesperada y no tener champú para perros.

paso-a-paso-para-bañar-a-un-perro-en-casa

¿Qué hacer en ese caso?

Recurre al vinagre de manzana. Solo tendrás que mojar al perro, aplicar el vinagre y aclarar abundantemente con agua tibia. 

Otra opción sería fabricar tu propio champú con avena( si tienes harina de este tipo en casa). Es más fácil de lo que crees y necesitas: 500 gr de harina, 250 gramos de bicarbonato y un litro de agua. 

Sigue estos pasos:

  1. Hierve el agua.
  2. Cuando esté lista, añade la avena y el bicarbonato.
  3. Mezcla todo bien, puedes usar una batidora para ir más rápido.
  4. Si ha quedado muy líquido, añade un poco más de avena. Si la textura es muy espesa, añade agua.
  5. Deja que el champú se enfríe y, después, ponlo en el envase que vayas a emplear.

Consejos previos para bañar a tu perro en casa

Es importante lograr que el baño sea una experiencia agradable para tu perro y para ti, en especial, si es la primera vez. Es fundamental conseguir que tu compañero relacione este momento con estímulos positivos, así que te aconsejo que prepares a tu perrete con un poco de tiempo.

Días antes comienza a “positivar” todos los elementos, como el cepillo, la bañera, o lo que necesites para esta rutina. Deja que tu cachorro o perrete adulto huela el cepillo antes de peinarle y dale un premio comestible o en forma de caricias o palabras bonitas. Cuando se sienta cómodo, seguro y tranquilo, procede con el cepillado y vuelve a darle su merecida recompensa. 

Respecto la bañera o la zona de baño, puedes introducirlo poco a poco, sin agua y así se irá acostumbrando a ese espacio. Recuerda darle de nuevo premios como refuerzo positivo. 

Cuando llegue el momento de bañar a tu perro en casa, es importante crear un ambiente relajado y que tú también lo estés. Ya te adelanto que si te pones nervioso, tu perro también lo percibirá y se sentirá así.

Mantén la calma, sé paciente, actúa con suavidad, y con movimientos lentos para que tu perro no se asuste. Introdúcelo en la bañera o en la pila de casa con cuidado, dale una recompensa, abre el grifo para que comience a caer el agua y deja que sea él quien se aproxime a explorar.

El refuerzo positivo es crucial. Si tu perro está excitado y no puedes calmarlo, deja el baño para otra ocasión. Para que integre esta rutina en su vida, debe sentir que ese momento es agradable y seguro para él. Clic para tuitear

8 pasos para bañar a tu perro en casa

No empieces con la rutina sin tener todo lo básico a mano: agua, champú y toallas. El agua ha de estar tibia. La bañera o el recipiente que uses para introducir a tu perrete, ha de estar limpio y listo para el baño. 

Te aconsejo que te pongas ropa cómoda e incluso si es verano, ve en ropa interior o bañador porque te vas a mojar y mucho, al menos las primeras veces hasta que le cojas la práctica.

¿Empezamos con el baño?

  1. Introduce al perro en la bañera y abre el grifo. Ten cuidado con la temperatura del agua, asegúrate de que no queme ni esté fría.
  2. Para comenzar con la ducha, ve ascendiendo desde una pata delantera hasta la zona de la cruz para que no le impresione si el agua le da de repente en la cara. Vigila las reacciones de tu perro para ir graduando la temperatura cada vez que sea preciso.
  3. Empieza a humedecer de la cruz al lomo, la cola y, después, la cabeza, con precaución para que no le entre agua ni en las orejas ni en los ojazos. Si quieres evitar el riesgo de otitis canina, quizá es buena idea comprar tapones en el veterinario. Para lavarle bien la cara basta con hacerlo suavemente con su mano. Por último, moja bien el pecho, el vientre y las patas.
  4. Una vez esté completamente mojado el perro, ya puedes aplicar el champú siguiendo el mismo orden de la secuencia anterior en la que has empapado a tu pequeño. Frota bien y emplea la cantidad que sea necesaria para hacer espuma por todo el cuerpo. Aprovecha ese momento para darle un suave y agradable masaje y conseguir que se relaje aún más, en especial si percibes que comienza a inquietarse.
  5. Aclara con agua abundante siguiendo el patrón de cruz, lomo, cola, cabeza, cara, pecho, vientre y patas. Si el perrete estuviera muy sucio, vuelve a enjabonar y repite la acción de aclarado. 
  6. Cierra el grifo, aprieta el pelaje con tus manos y escurre el exceso de agua.
  7. Seca bien todo su cuerpo con toallas, pero lo habitual es que haya que usar el secador para conseguir un secado perfecto y así impedir que el perro se enfríe, pero todo esto dependerá de su tipo de pelo, de la temperatura ambiente, etc.
  8. Finaliza el ritual de higiene con el cepillado. Cepilla a tu perro mientras le secas el pelo o después si lo ves complicado. Para acabar puedes perfumarlo si quieres, aunque te recuerdo que no es necesario.

¿Con qué frecuencia se puede bañar a un perro?

Esto dependerá de las condiciones de vida de tu animal de compañía y de sus características. Lo aconsejable es hacerlo solo cuando sea realmente necesario, unas 2 o 3 veces al año, pero esto irá determinado a su rutina.

Si es un perrete que juega mucho por el campo y se mete en charcos llenos de barro, probablemente tendrás que bañarlo más a menudo, pero nunca más de 1 o 2 veces al mes.

Si te excedes con el baño, la salud de su piel puede correr riesgo. Y si tu mascota padece algún problema dermatológico, será un profesional el que te paute la frecuencia y cómo debe ser el lavado. 

Sigue leyendo y descubre cómo encontrar a un veterinario de confianza. Lo vas a necesitar y tu perro también. 

Si no le gusta el agua, ¿cómo puedo bañar a un perro?

Si has adoptado a tu compañero de vida que siente miedo al agua y ha llegado el momento de lavarlo, lo más aconsejable es seguir los consejos anteriores y trabajar en la creación de un entorno relajado y seguro para él. 

En estos casos, es aún más importante si cabe el refuerzo positivo, de forma que haz lo imposible por positivar cada elemento antes de bañar a tu perro en casa. Más adelante prepararé un post orientado a cómo bañar a un perro con temor al agua para que te sirva de ayuda. 

Una última opción es acudir a un profesional si ves que te resulta imposible hacerlo en casa. Te aconsejo que vayas a una consulta veterinaria que incluya entre sus servicios peluquería canina y etología, para poder gestionar y comprender las reacciones negativas al baño.

Y si has llegado hasta aquí, te dejo tres contenidos que responden a preguntas muy habituales sobre nuestros amados perretes:

¿Me echas una pata y difundes en Facebook, Twitter e Instagram?

Mira esto también

limpiar-orejas-a-un-perro

Cómo limpiar las orejas a tu perro

Los cuidados de tu compañero de vida son diversos y variados. Si hace un tiempo …

otitis-en-perros

Otitis en perros, una enfermedad típica del verano

Ha llegado el momento de escribir sobre la otitis en perros. Una de las enfermedades …

celo-en-perras

Celo en perras: síntomas, duración y frecuencia

Si hace un tiempo publiqué un post sobre el celo en perros, hoy es momento …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.